• Este taller orienta hacia la reflexión del Manual de Convivencia Escolar existente en el establecimiento, o a la creación de uno en caso de no poseer el documento.

    La Ley 20.536 Sobre Violencia Escolar obliga a los establecimientos educacionales a contar con un reglamento interno que regule las relaciones entre el establecimiento y los distintos actores de la comunidad escolar, por lo que dicho documento, deberá incorporar políticas de prevención, medidas pedagógicas, protocolos de actuación y diversas conductas que constituyan una falta a la buena convivencia escolar, graduándolas de acuerdo a su menor o mayor gravedad.

    En ese sentido, el presente taller busca orientar y entregar herramientas necesarias para evaluar los documentos existentes y capacitar a los y las asistentes para realizar modificaciones futuras, dentro de la normativa escolar vigente.

    Desde la creación de la Ley 20.845 DE inclusión Escolar, todo Manual de Convivencia Escolar debe garantizar el debido proceso y resguardar los derechos de todos los actores de la comunidad educativa.
  • El abordaje de situaciones que constituyan falta se desarrolla a través de las instancias formales del establecimiento, dando cumplimiento al debido proceso, es decir, un procedimiento racional y equitativo al momento de impartir justicia al interior de la comunidad educativa. Esto pues según el artículo 19, N°3, de la Constitución Política de la República de Chile, “Toda sentencia de un órgano que ejerza jurisdicción debe fundarse en un proceso previo legalmente tramitado. Corresponderá establecer siempre las garantías de un procedimiento y una investigación racionales y justos”. En este sentido, el debido proceso al interior del establecimiento educacional debe contemplar los pasos correspondientes que faciliten esta acción.
  • Los objetivos transversales de la educación se refieren a la formación general de los y las estudiantes, lo que se debe reforzar en cada asignatura, y durante todo el proceso de aprendizaje. En ese sentido, la autoestima, se incluye como un elemento principal.

    Estudios en la psicología moderna indican que, al comprender el concepto de autoestima e influir en la construcción positiva de esta, es posible generar un impacto en la mejora de los resultados en los aprendizajes en todas las áreas.

    La tarea docente, en relación al desarrollo personal de los estudiantes es fundamental, pero no es fácil. No obstante, la educación supone la formación de personas creativas, eficientes, autónomas, empáticas, entre muchas otras características.

    La forma en que los y las estudiantes se perciben a sí mismos depende de la valorización y la crítica recibida de árte de los adultos y en esa áre, los padres, madres y docentes son, sin duda, los actores de mayor influencia.
  • La propuesta de intervención tiene como base el interés superior del niño y plantea un trabajo articulado desde los entornos de socialización de los niños, niñas y jóvenes (familia, escuela y comunidad), los actores sociales e instituciones público–privadas, los servicios sociales y las políticas públicas, contribuyendo a mejorar las condiciones de desarrollo y el cumplimiento de sus derechos. Esta propuesta tiene como propósito servir de orientación y apoyo a aquellas entidades, servicios y/o equipos profesionales que trabajen en la promoción de la protección de niños, niñas y jóvenes en riesgo psicosocial y el fomento de sus derechos con el fin de garantizar su desarrollo personal, familiar y social. Para ello, plantea una serie de acciones integrales que incluyen a los colectivos presentes en los espacios de socialización de los NNA, como son la familia, la escuela, la comunidad y los servicios sociales de protección.

    El desarrollo de la intervención nace de la detección de una problemática identificada en infancia y adolescencia en situación de riesgo de sectores vulnerables en una comuna. Desde este punto de partida se desarrolla una estrategia como experiencia piloto, cuyo objetivo es alcanzar la mejora de la calidad de vida de niños, niñas y adolescentes en la comuna.


  • Este taller entrega herramientas para abordar integralmente el proceso formativo y educacional de los estudiantes de diversas unidades educativas.

    Fortalece los quehaceres de un Profesor/a jefe, y orienta hacia articular un sistema de diagnóstico, monitoreo y evaluación de la convivencia escolar.

    Por lo que, se esperan los siguientes resultados:

    1. Prevenir la desersión escolar
    2. Disminuir conflictos
    3. Apoyar integralmente a los y las estudiantes
    4. Abordar oportuna y apropiadamente situaciones complejas.
    5. Articular las áreas de un establecimiento
    6. Fortalecer el liderazgo docente

  • El conflicto se produce ante una situación de incompatibilidad, real o percibida como tal, que interfiere en la realización de una intención. En sí no es negativo ni positivo. Debe ser entendido como una oportunidad y no un obstáculo en la tarea educativa.
    Se considera que la introducción de las técnicas de resolución de conflictos en los establecimientosson una forma de educar en valores. Se relacionan con los temas transversales que forman parte de los Diseños Curriculares, entre ellos la Educación para la Convivencia y la Paz. Por otra parte una de las previsiones más acertadas que puede hacer la escuela es la de preparar a todas las personas para afrontar constructivamente los conflictos que se les presentarán en el curso de sus vidas. Tener capacidades para interrelacionarse con los otros es una cualidad cada vez más necesaria para la evolución democrática de la sociedad.

    Se debe diferenciar entre el conflicto en sí y el cómo se aborda, se trata y se soluciona. Es necesario encontrar una vía alternativa que favorezca la convivencia armónica en el establecimiento, por ello el Proyecto de Formación de estudiantes mediadores en el establecimiento se opta por una resolución cooperativa de los conflictos en los que el acuerdo y la negociación ocupan lugares prioritarios y en el que serán los propios estudiantes quienes asuman el protagonismo y la responsabilidad en el proceso de resolución de los conflictos actuando como mediadores.